Cómo funciona el sistema de fianzas en Estados Unidos

Pagar la fianza para salir de la cárcel puede parecer un procedimiento sencillo. Si alguien es arrestado puede ser liberado cuando otra persona paga el monto que se ha establecido para la fianza. Y mientras que esa es la idea esencial, detrás de este proceso existen muchos factores a considerar. Veamos a continuación cómo funciona el sistema de fianzas en Estados Unidos.

Por lo general, las personas que no han pasado por el sistema de justicia penal, cuando se enfrentan por primera vez a una situación donde se les solicita el pago de una fianza no saben qué hacer. 

Si eres arrestado y tienes que pagar 100.000 dólares de fianza, ¿significa eso que tendrás que permanecer en la cárcel si no puedes pagar la cantidad completa? ¿Puede alguien más pagar? ¿Puede contratar a un fiador para que pague por usted? ¿Cómo lo haces?

Entender cómo funciona la fianza, cómo los tribunales determinan los montos de las fianzas, qué tipos de métodos de pago puedes utilizar y otros temas similares, es importante para cualquier persona que se enfrente a un arresto o a la detención de un familiar o un ser querido.

Sigue leyendo: ¿Cómo funciona el sistema penitenciario de Estados Unidos?

Cómo funciona el sistema de fianzas en Estados Unidos

Cómo funciona el sistema de fianzas en Estados Unidos: cárceles, arrestos y sistema penal 

La fianza es un término que describe la liberación de un acusado antes de que termine el caso penal. La fianza puede (pero no siempre) involucrar el pago de una cantidad de dinero a un tribunal por parte del acusado o de alguien que actúe en su nombre. 

Por lo tanto, la libertad bajo fianza no representa un castigo dado antes de que una persona sea declarada culpable de cualquier delito, sino una forma de asegurar que los acusados criminales regresen al tribunal sin necesidad de mantenerlos bajo custodia todo el tiempo.

La fianza desempeña un papel importante en el proceso de justicia penal, ya que sirve tanto para limitar la cantidad de espacio de cárcel necesario como para asegurar que las personas que están en libertad, mientras sus casos están en curso, regresen a los tribunales.

Las personas pueden ser puestas en libertad bajo fianza en casi cualquier etapa del proceso de justicia penal. Por ejemplo, inmediatamente después de un arresto o incluso después de que un tribunal haya dictado una sentencia.

Por lo general, cada vez que se arresta a alguien hay tres posibles resultados

  1. El detenido es puesto en libertad 
  2. El detenido es acusado y puesto en libertad bajo fianza 
  3. El detenido es acusado y permanece en custodia hasta que el caso llega a su fin.

La fianza es una forma en que las personas pueden ser liberadas de la cárcel antes de que un tribunal determine su culpabilidad.

Sigue leyendo: ¿Cuál es la diferencia entre cárcel y prisión en Estados Unidos? (Jail vs Prison)

Arrestos

Cuando la policía o los agentes del orden público arrestan a las personas, se llevan físicamente a los arrestados en custodia. Las personas detenidas suelen ser llevadas por la policía, primero son colocadas en un vehículo policial y luego transferidas a una cárcel o a un centro de procesamiento de delitos para un proceso administrativo que suele denominarse “fichaje” o registro. 

A veces la policía libera a los arrestados sin presentar cargos, pero si se presentan cargos, el arrestado tendrá que permanecer bajo custodia hasta que sea liberado bajo fianza, hasta que un tribunal dicte sentencia o hasta que el caso se resuelva de otra manera.

Registro o “fichaje”

El registro o “fichaje” es el proceso administrativo que sigue a un arresto. Durante este proceso, la policía realiza una serie de tareas, como tomar la foto del detenido, registrar información personal como el nombre, la fecha de nacimiento y la edad, tomar huellas dactilares, tomar cualquier objeto que tenga el detenido y colocarlo en un almacén, buscar cualquier orden judicial, realizar una evaluación de salud y colocar al detenido en una zona de detención.

Custodia posterior al arresto, libertad previa al juicio

Después de que la policía ha arrestado y fichado a alguien, alguna de las tres siguientes cosas sucederá

  1. La policía puede liberar al acusado con una notificación escrita para que se presente en la corte. 
  2. La policía puede liberar al acusado sólo después de que pague la cantidad apropiada de la fianza. 
  3. La policía puede mantener al acusado bajo custodia hasta que un tribunal celebre una audiencia de fianza.

La ley del Estado determina cuál de las tres opciones se aplica en una situación determinada. Generalmente, las detenciones por delitos de poca gravedad, como la alteración del orden público o el hurto menor, darán lugar con mayor frecuencia a la puesta en libertad del acusado con una notificación escrita para que el comparezca. Mientras que los delitos más graves darán lugar a que el acusado permanezca bajo custodia hasta que un tribunal pueda celebrar una audiencia de fianza.

Listas de fianza

En las listas o listados de fianzas se muestran las cantidades o montos que se han establecido para los delitos en cualquier jurisdicción. Por ejemplo, la lista de fianzas de un estado puede fijar la fianza por el delito de alteración del orden público en 1.000 dólares, o fijar una fianza de 5.000 dólares por robo.

Las leyes de los estados determinarán no sólo qué cantidades de fianza son apropiadas para cada delito y si la policía puede liberar a un acusado sin necesidad de fianza, sino también si se permite a los acusados pagar la fianza después del fichaje o si deben esperar a una audiencia de fianza. También suelen conceder a los jueces un margen significativo de libertad para aumentar o disminuir la fianza cuando el tribunal lo considere apropiado

Nota: Los tribunales federales no tienen listas de fianzas y los montos quedan a discreción del tribunal.

Por ejemplo, el Estado de California exige una audiencia de fianza en todos los casos que implican delitos específicos, como la agresión conyugal, la violación conyugal y la realización de amenazas terroristas. En general, si las leyes estatales lo permiten, un acusado puede ser puesto en libertad bajo fianza inmediatamente después del registro o fichaje, siempre que el acusado pueda pagar la cantidad apropiada. Si la ley exige una audiencia de fianza, el acusado no podrá pagar la fianza o ser puesto en libertad de otro modo hasta que un tribunal celebre la audiencia.

Audiencias de fianza

Cuando un tribunal celebra una audiencia de fianza, determina cuánto se aplica de fianza a un caso específico. Los tribunales no siempre tienen que permitir la libertad bajo fianza y pueden negar si lo establece la ley estatal.

Para establecer el monto de la fianza o para determinar si debe negar la fianza, el tribunal toma en cuenta muchos factores:

  • Riesgo de fuga. Algunos acusados representan un mayor riesgo de fuga que otros. Por ejemplo, los acusados que se enfrentan a sentencias que imponen la muerte o largos períodos de encarcelamiento pueden tener más probabilidades de intentar huir que los que se enfrentan a penas menos graves. 
  • Conexiones con la comunidad. Una persona que tenga fuertes conexiones con una comunidad, como alguien que sea propietario de un negocio local o cuya familia entera esté ubicada en la zona, puede tener menos probabilidades de huir o de no volver a comparecer ante el tribunal que alguien que sólo esté de visita. 
  • Obligaciones familiares. Es más probable que los tribunales impongan una fianza de menor cuantía cuando el acusado es responsable del bienestar de sus familiares u otras personas a su cargo. 
  • Ingresos y bienes. Para un acusado con mucho dinero o bienes, un monto de fianza bajo podría no ser un elemento disuasivo importante, mientras que aquellos con pocos bienes pueden verse afectados significativamente por montos de fianza que se encuentren por encima de sus recursos. Del mismo modo, el tribunal puede analizar la situación que enfrentaría un acusado que está empleado y que perdería su trabajo como resultado de no poder pagar la fianza y permanecer en custodia. 
  • Historial penal y judicial. Las personas con antecedentes penales, especialmente las que tienen antecedentes de no comparecer ante el tribunal, suelen tener montos de fianza más altos que las que se encuentran en el sistema de justicia penal por primera vez. Por ejemplo, si a un acusado se le ha concedido la libertad bajo fianza en numerosas ocasiones en el pasado pero siempre ha violado las condiciones de la fianza o no ha comparecido ante el tribunal, los tribunales suelen imponer una fianza mucho más alta que la que impondrían a alguien sin antecedentes de no comparecer. O incluso pueden denegar la libertad bajo fianza por completo. 
  • La gravedad del crimen. En general, un delito más grave tendrá una fianza más alta que un delito menos grave. Por ejemplo, la fianza para alguien acusado de un robo menor puede ser de 1.000 dólares o menos, pero la fianza para alguien acusado de asesinato puede ser de cientos de miles de dólares o más. 
  • Seguridad pública. Si la puesta en libertad de un acusado supone un riesgo para la salud y la seguridad de los demás, o para la comunidad en general, los tribunales normalmente se niegan a permitir la libertad bajo fianza. Por ejemplo, a un acusado acusado de conspirar para cometer un acto de terrorismo se le puede denegar la libertad bajo fianza, ya que poner en libertad a esa persona podría suponer un riesgo para la vida de otras personas.

Sigue leyendo: ¿Cómo sacar a alguien de prisión pagando una fianza?

Condiciones de la fianza

Además de determinar el monto de la fianza que el acusado debe pagar para ser puesto en libertad, los tribunales suelen imponer limitaciones o requisitos adicionales a los acusados al determinar la fianza. Esas limitaciones son similares a las impuestas a las personas declaradas culpables de un delito y condenadas a libertad condicional. La violación de las condiciones de la fianza puede dar lugar a que la policía vuelva a detener al acusado hasta el juicio, así como a la confiscación de toda la fianza pagada.

Las siguientes son las condiciones más comunes de las fianzas:

  • Comprobaciones previas al juicio. Al igual que un agente de libertad condicional, las personas en libertad bajo fianza pueden tener que registrarse regularmente con los agentes de los servicios previos al juicio. Los oficiales de servicios previos al juicio controlan a los acusados para asegurarse de que cumplen con las órdenes o condiciones impuestas por el tribunal. 
  • Órdenes de no contacto. Cuando la persona es acusada de acecho, violencia doméstica, amenazas criminales u otros delitos similares, el tribunal suele imponer una orden de no contacto. La orden requiere que el acusado se abstenga de ponerse en contacto con las presuntas víctimas del delito. 
  • Empleo. Los tribunales pueden exigir que el acusado mantenga su empleo mientras está en libertad bajo fianza. Si el acusado está desempleado, el tribunal puede exigirle que intente encontrar un empleo mientras está bajo fianza.
  • Restricciones de viaje. Por lo general, a los acusados bajo fianza no se les permite abandonar la zona a menos que el tribunal o el funcionario de servicios previos al juicio lo permita específicamente. 
  • Abuso de sustancias. Las condiciones de la fianza, especialmente en los casos de conducción en estado de embriaguez, posesión de drogas u otros delitos relacionados con el abuso de sustancias, suelen exigir al acusado que se abstenga de consumir drogas y alcohol. 
  • Restricciones de armas de fuego. Las condiciones de la fianza pueden exigir que el acusado se abstenga de poseer armas de fuego, incluso si los delitos imputados no incluyeron el uso de armas de fuego.

Fianza post-condena o sentencia

En algunas situaciones, la libertad bajo fianza es posible, incluso después de que una persona haya sido declarada culpable (o condenada) por un delito. Normalmente, una vez que un tribunal dicta una sentencia de cárcel o prisión, el acusado debe comenzar a cumplir la sentencia inmediatamente. Por ejemplo, si un juez sentencia a alguien a cinco años de prisión, los alguaciles tomarán al acusado en custodia y lo trasladarán a un centro de detención para comenzar a cumplir la sentencia.

Sin embargo, los tribunales pueden permitir que los acusados penales sean puestos en libertad bajo fianza después de una condena o sentencia si el acusado presenta una apelación. Por ejemplo, si un tribunal condena a un acusado a cinco años de prisión pero el acusado presenta una apelación de la condena, el tribunal de sentencia puede concederle la libertad bajo fianza y permitir que el acusado permanezca fuera de la custodia hasta que la apelación haya sido vista por un tribunal de apelación.

Al igual que otros temas relativos a la fianza, las leyes estatales rigen la fianza posterior a la condena o a la sentencia, y no todos los estados la permiten. En los estados que lo hacen, el tribunal suele tener una amplia discreción en la concesión de la fianza, así como en la determinación de la cantidad de fianza apropiada a fijar.

Sigue leyendo: ¿Cómo pagar una fianza por inmigración?

Procedimientos de pago de la fianza

Cada jurisdicción no sólo tiene sus propias normas sobre cómo se establece la fianza y quién puede ser puesto en libertad, sino que también tiene sus procedimientos sobre cómo deben hacerse los pagos de la fianza. Generalmente, el proceso de pago requiere que alguien se traslade a un lugar específico, como un juzgado o una cárcel. Un cajero, empleado u otro funcionario del lugar es responsable de recibir los pagos de la fianza. El pagador debe proporcionar al empleado información específica, como el nombre del acusado, el número de caso o de registro y el monto de la fianza que se pagará. El secretario o el funcionario, por lo general, tiene acceso a esta información y puede averiguar cuánto debe pagarse de la fianza. El pagador debe presentar el monto correcto de la fianza al secretario.

Una vez que la oficina del secretario ha recibido el pago de la fianza, notifica a los funcionarios correccionales que mantienen al acusado en custodia y ellos lo liberan de la cárcel. En algunas situaciones, la liberación bajo fianza se produce casi inmediatamente porque el secretario se encuentra en el mismo centro, mientras que en otras situaciones puede tardar varias horas o más en liberarse el acusado.

Los pagos de la fianza deben hacerse típicamente en efectivo o con alguna otra forma de pago aceptada, como una tarjeta de crédito o débito, un cheque certificado o de caja, un cheque de viaje o un giro postal. Las cantidades de pago aceptadas difieren de una jurisdicción a otra.

Tipos de fianza

Muchas personas asocian la fianza con una cantidad específica de dinero en efectivo. La idea general es que si tienes el dinero para pagar la fianza después de ser arrestado, puedes salir de la cárcel. Pero la fianza es, por lo general,  más complicada que eso, especialmente cuando la cantidad de la fianza es grande.

En cualquier estado o jurisdicción pueden existir varios tipos de fianzas. Sin embargo, puede que no sean los mismo en un estado que en el otro. También es importante mencionar que algunos de ellos se emplean con más frecuencia que otros. 

Generalmente, los acusados pueden encontrar uno o más de los siguientes tipos de fianzas.

1. Bono en efectivo

En muchas situaciones, la policía no liberará a un arrestado con una simple citación, sino que lo liberará después del fichaje si esa persona paga una fianza en efectivo. Si el acusado no tiene el dinero, otra persona puede pagar la fianza en nombre del acusado.

El monto de la fianza en efectivo se determina por el programa de fianzas estatal o local, o por un tribunal después de una audiencia de fianza. Siempre que el pagador tenga suficiente dinero para cubrir el monto total de la fianza, el acusado será liberado de la custodia policial.

2. Fianza de Reconocimiento Propio o Fianza de Reconocimiento Personal

A veces, el tribunal libera a un acusado en custodia bajo su propio reconocimiento (own recognizances, OR) o bajo reconocimiento personal (personal recognizances, PR).

Las fianzas OR y PR son similares a una citación y liberación, sólo que tienen lugar después de que un tribunal celebre una audiencia de fianza. Si el tribunal permite este tipo de fianza, el acusado será liberado de la custodia con la condición de que vuelva a comparecer ante el tribunal más adelante y cumpla con cualquier otra condición de fianza que el tribunal imponga.

3. Fianza no garantizada o de firma

Una fianza sin garantía, también conocida como fianza de firma, se aplica después de que un tribunal celebra una audiencia de fianza e impone una cantidad de fianza, pero no requiere que el acusado pague esa cantidad para ser puesto en libertad. Esta forma de fianza es similar tanto a una fianza OR como a una liberación y citación. En lugar de pagar en efectivo para ser liberado, el acusado debe firmar un acuerdo en el que se establece que si no comparece ante el tribunal como se requiere, se le pedirá que entregue la cantidad de la fianza.

4. Fianza garantizada o de propiedad

Una fianza garantizada, o “fianza de propiedad”, es un tipo de fianza en la que el acusado ofrece al tribunal una garantía real, a través de una propiedad o bien de igual valor que la cantidad total de la fianza. 

Por ejemplo, cuando compras un coche con un préstamo, tu prestamista te da el dinero para comprar el coche. A cambio de ese dinero, pagarás al prestamista un interés de garantía sobre el vehículo.

Tú y el prestamista acuerdan que si no pagas el préstamo de acuerdo con los términos que ambos acordaron, el prestamista puede recuperar el auto (la garantía) y venderlo para recuperar el dinero que aún debes. Lo mismo ocurre cuando un banco ejecuta la hipoteca de una casa porque el propietario no paga la hipoteca. Ambas son formas de garantías reales.

Por lo tanto, con una fianza de propiedad asegurada, el demandado o algún otro pagador de la fianza da a la corte una garantía de seguridad a través de una propiedad. Si el acusado no se presenta más tarde en el tribunal, éste puede embargar la propiedad utilizada como garantía para recuperar la fianza no pagada.

5. Fianza de garantía

Una fianza de garantía es una forma de pago de la fianza proporcionada en nombre del acusado por un agente de fianzas. Los agentes de fianzas, también conocidos como fiadores, son profesionales que se dedican a pagar la fianza en nombre de los acusados. Cuando los acusados utilizan un agente de fianzas, pagan al agente un honorario y el agente actúa como garante, diciendo al tribunal que ellos (los agentes de fianzas) pagarán el monto total de la fianza si el acusado no se presenta en el tribunal.

Los agentes de fianzas ganan dinero cobrando una cuota a los clientes por sus servicios. Generalmente, sus honorarios van del 10% al 15% del monto de la fianza. Por lo tanto, si un tribunal fija una fianza en 10.000 dólares, ese acusado (o alguien que actúe en su nombre) pagará a un agente de fianzas alrededor de 1.000 dólares para que éste actúe como garante en nombre del acusado.

Sigue leyendo: ¿Qué es un bondsman o agente de fianzas?

Al igual que las fianzas garantizados o de propiedad, los agentes de fianzas suelen exigir al acusado una garantía. También requieren que el demandado firme un contrato donde se establecen los términos del acuerdo. 

Por ejemplo, un agente de fianzas puede requerir que el demandado le entregue piezas de joyería para venderlas si el acusado no se presenta al tribunal, así podrá recuperar el dinero de la fianza. De manera similar, el agente de fianzas puede exigir al demandado, o a otra persona, que firme un interés de seguridad en un automóvil, una casa u otra propiedad para poder recuperar el dinero si el demandado no se presenta en la corte según lo estipulado.

Recuperar el dinero de la fianza ante el tribunal

Dado que la libertad bajo fianza no es una forma de castigo ni una sentencia penal, quien paga la fianza tiene derecho a que se le devuelva ese dinero si el acusado cumple con todos los términos y condiciones de la fianza. Por lo general, hay dos posibles resultados cuando alguien paga una fianza: la fianza se devuelve al pagador o se pierde.

Liberación o devolución de la fianza

Si un acusado criminal es puesto en libertad bajo fianza, la cantidad será devuelta al pagador al concluir el caso. Esta liberación o reembolso de la fianza depende tanto del tipo de fianza utilizada como de la jurisdicción en la que se paga la fianza.

Por ejemplo, alguien que paga una fianza en efectivo en el condado de Suffolk (Nueva York) suele obtener la libertad bajo fianza en un plazo de dos a seis semanas a partir de la conclusión del caso. Por otra parte, si el acusado utiliza una fianza de propiedad, el tribunal libera el gravamen sobre la propiedad. La liberación del gravamen, al igual que la liberación del pago de la fianza, suele tardar varias semanas o más en concluirse.

En otras jurisdicciones, como los tribunales federales, el tribunal no libera automáticamente la fianza al concluir la causa penal. En esas jurisdicciones, el pagador de la fianza debe presentar un documento llamado “petition” ante el tribunal, pidiéndole que libere el dinero pagado o, en el caso de una propiedad o una fianza asegurada, que liberen el gravamen puesto sobre la propiedad utilizada como garantía.

Incluso si se libera la fianza, es común que el tribunal se quede con una pequeña cantidad de la misma en concepto de tasa administrativa. Por ejemplo, en Massachusetts, el tribunal se queda con 40 dólares de cualquier fianza pagada.

Confiscación de la fianza

En las situaciones en que el acusado es puesto en libertad bajo fianza pero posteriormente no comparece ante el tribunal como se requiere o no cumple las condiciones que el tribunal impuso al conceder la fianza, se pierde el importe de la fianza.

Por ejemplo, si la persona es arrestada y paga $1,000 en efectivo como fianza, perderá esos $1,000 si no se presenta en el tribunal. Del mismo modo, si alguien paga la fianza en su nombre, el pagador perderá el derecho a la fianza si el acusado no se presenta según lo estipulado

Si se trata de una fianza de propiedad y el acusado no se presenta, el tribunal puede embargar o ejecutar la hipoteca de la propiedad asegurada. Por ejemplo, si tu padre utiliza su casa como garantía en una fianza de propiedad asegurada y no te presentas, el tribunal puede ejecutar la hipoteca de la casa y venderla en una subasta para recuperar la cantidad de la fianza.

Violación de la fianza y falta de comparecencia Peticiones

Si el acusado no se presenta ante el tribunal y pierde la libertad bajo fianza, todavía existe la posibilidad de que el tribunal restablezca la libertad bajo fianza (permitiendo que el acusado permanezca fuera de custodia hasta que el caso concluya) y devuelva la fianza que ya ha sido pagada.

El acusado puede solicitar a un tribunal que restablezca la fianza si logra demostrar que tenía razones importantes, como una emergencia médica, para no acudir al tribunal.

Agente de fianzas: cómo recuperar el dinero 

Cuando un acusado utiliza un agente de fianzas para pagar la fianza, el acusado debe pagar los honorarios del fiador y también podría estar obligado a entregar una garantía o firmar un acuerdo de seguridad. Si el acusado cumple con las condiciones de la fianza, el agente de fianzas devolverá la garantía o liberará el gravamen creado por el acuerdo de seguridad al concluir el caso. Sin embargo, los honorarios del agente de fianzas (del 10% al 15% del monto total de la fianza) no se devuelven sin importar el resultado.

Confiscación de fianzas y cazadores de recompensas

Si un acusado que ha utilizado los servicios de un agente de fianzas no se presenta ante el tribunal o viola de alguna otra manera las condiciones de la fianza, el agente puede tratar de encontrar al acusado para devolverlo físicamente a la custodia de la policía

Los tribunales suelen conceder a los agentes de fianzas un período de gracia después de que el acusado viola los términos de la fianza. Si el agente logra entregar al acusado dentro de ese período de gracia, el tribunal no exigirá que el agente pague la cantidad total de la fianza.

Como parte de este proceso, el agente de fianzas puede emplear a cazadores de recompensas, también llamados agentes de ejecución de fianzas, para localizar y aprehender al acusado. Los cazadores de recompensas, al igual que los agentes de fianzas, no son empleados del gobierno ni agentes de la ley. No tienen poderes generales de arresto, pero pueden capturar al acusado que haya utilizado los servicios del agente de fianzas. Esto se debe a que, como parte del contrato que se firma con el agente de fianzas, los acusados autorizan a que el agente de fianzas o los cazadores de recompensas que trabajan para el agente, entren en su casa, los arresten o tomen otras medidas que normalmente serían ilegales sin el consentimiento del acusado.

Ten en cuenta que las leyes estatales sobre los agentes de fianzas y sobre los cazadores de recompensas pueden diferir significativamente, y no todos los estados permiten la existencia de agentes de fianzas o cazadores de recompensas.

Conclusión

Como otros elementos del sistema de justicia penal, la libertad bajo fianza puede ser mucho más complicada de lo que la gente se imagina. La fianza puede suponer mucho dinero y graves riesgos financieros tanto para el acusado como para su familia, incluso en las mejores circunstancias. Todo esto sin considerar las posibles consecuencias que conlleva un caso penal. 

Recuerda, lo más recomendable es que hables con un abogado especializado en el área antes de tomar cualquier decisión. Recibir asesoramiento jurídico de un experto cualificado siempre será la mejor alternativa. ¡Mucha suerte!

Sigue leyendo: Cómo conseguir un abogado gratis

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!