Cómo llamar a un preso en Estados Unidos

Tener a alguien en la cárcel o prisión crea todo tipo de barreras de comunicación. Por ejemplo, a tu amigo o familiar que está ahora confinado en una celda, sólo se le permite comer, beber, dormir y hablar con sus visitantes en determinados momentos, cuando se le autoriza para hacerlo. Si alguno de tus seres queridos está pasando por esta situación es muy probable que quieras saber cómo llamar a un preso en Estados Unidos. 

La verdadera respuesta es que nunca podrás llamar a un recluso, sólo él podrá llamarte a ti.  

Un error común que la gente comete es llamar a la institución y pedir al personal que transmita un mensaje al recluso. El personal nunca “tomará el mensaje” y a menudo se molesta cuando se le pide este favor, así que no lo hagas y ten paciencia, espera a que el recluso te llame a cobro revertido.  

¿Cuándo te llamará el recluso? Bueno, la respuesta es complicada. Si la persona acaba de ser arrestada, se le permitirá llamar después de que el proceso de entrada al centro de reclusión se realice. Si ha sido condenado puede pasar algún tiempo antes de que se le permita realizar llamadas, y aunque esto pueda ser un poco difícil de entender, lamentablemente es parte del proceso que está viviendo el recluso.

Sigue leyendo: Aplicaciones para visitar a un preso en Estados Unidos

Admisión y clasificación de un preso en Estados Unidos

Hace muchos años los reclusos eran encerrados y dejados salir cuando llegaba el momento, era un modelo de encarcelamiento basado en el castigo. Hoy en día, los centros penitenciarios han adoptado un modelo de rehabilitación que se centra en primer lugar en averiguar por qué el recluso cometió el delito, y luego tratar de ayudar al recluso para que sea un miembro productivo de la sociedad.  

Para rehabilitar con éxito al preso, primero hay que clasificarlos y someterlos a un examen médico, físico y psicológico completo durante la admisión.  El proceso de admisión y clasificación, que puede durar desde un día hasta varias semanas, restringe a los reclusos de recibir visitas, hacer llamadas telefónicas y recibir correo. Los reclusos son observados y examinados por el personal que los clasifica en su categoría correspondiente. En este proceso se les asigne un lugar y una atención permanentes para que los evaluadores analicen cuál ha sido la causa fundamental que llevó a la persona a cometer determinado delito.

Sigue leyendo: ¿Cuánto cuestan las llamadas en la cárceles de Estados Unidos?

¿Cómo llamar a un preso en Estados Unidos?

Como ya te hemos explicado, no se puede llamar a un preso en Estados Unidos. No está permitido hacerlo bajo ningún concepto.

Entonces ¿cómo puedes hablar con un preso?

Debes tener paciencia y esperar que el recluso te llame. Todos los centros tienen una hora fija en la que los reclusos pueden hacer llamadas, esto suele ser entre las 8am y las 11pm, pero la hora exacta varía de acuerdo a las normas de cada centro. Por lo general, los reclusos no pueden comenzar a realizar llamadas hasta que se haga el recuento de la mañana, y si surgen problemas, es de esperar que se produzca un retraso en el proceso de llamadas de ese dia. Recuerda que mientras los reclusos están encerrados no pueden usar los teléfonos.

A los reclusos sólo se le permiten llamadas salientes, y bajo ninguna circunstancia se les autorizan las llamadas entrantes. El método normal de llamadas es por cobrar (los teléfonos celulares no pueden recibir este tipo de llamadas). Los reclusos también pueden utilizar cuentas telefónicas de prepago configuradas a través de terceros. Las siguientes son algunas de las empresas que prestan servicios de llamadas telefónicas a los reclusos:

¿Cómo ser elegible para recibir llamadas de un preso?

Algunas instituciones penitenciarias requerirán que estés en la lista telefónica aprobada de un recluso. En la mayoría de los casos, cuando el recluso es admitido por primera vez, debe presentar los números de teléfono que desea incluir en su lista de llamadas.  

Si el recluso no ha memorizado tu número, es muy probable que no seas incluido en la lista. No obstante, puedes ser añadido a la lista en cualquier momento una vez que el recluso sepa tu número. La mejor manera de que el recluso tenga tu número es incluirlo en una carta que le envíes. Algunos estados como Texas tienen un sitio web donde puedes registrar tu número de teléfono en el departamento de correccionales, lo que te hace elegible para recibir llamadas de un delincuente.

No todas las instituciones requieren que estés en una lista aprobada, pero aún así podrías tener problemas para recibir llamadas de reclusos. Una razón bastante común por la que alguien no puede recibir llamadas de su recluso es porque sólo tiene un teléfono celular, y los teléfonos celulares no pueden recibir llamadas por cobrar. Si este es tu caso, establecer una cuenta de prepago a través de las empresas que hemos mencionado anteriormente puede ayudarte a resolver el problema.

Otro de los motivos comunes es que la gente no se da cuenta que tiene bloqueadas las llamadas de cobro revertido a través de su proveedor de servicios telefónicos.

Podría ocurrir que una llamada sea interrumpida a mitad de la conversación. El motivo de la interrupción podría estar relacionado con una llamada en tres direcciones o con la función de llamada en espera que está activada en tu teléfono.  

Esta función de llamada en espera hace que la llamada se caiga. Por lo tanto, si has experimentado interrupciones en las llamadas muchas veces, esto es algo que debes tener en cuenta. Por otra parte, las llamadas de tres vías están prohibidas, de hecho normalmente no se logra realizar la llamada de esta manera. 

Una cosa más que debes saber es que todas las llamadas son grabadas y monitoreadas. Esto significa que no es una buena idea hablar sobre temas que estén relacionados con delitos por los que el preso pueda ser acusado. Podrían surgir cargos adicionales, pruebas, etc.

Sigue leyendo: ¿Cómo encontrar a una persona en la cárcel?

Reducir el costo de las llamadas de los reclusos

Muchas personas que utilizan las empresas mencionadas anteriormente, se quejan de las escandalosas tarifas y precios en los que incurren, pero hay algunas formas de reducir el costo.  

En primer lugar, puedes reducir el costo de tus llamadas obteniendo un número que sea local para la institución donde se encuentra el preso. Los servicios de llamadas de larga distancia a través de estos proveedores son los culpables de que el costo se dispare. Si puedes establecer un número local ahorrarás mucho dinero.

Uno de las consejos más importantes que podemos darte es que evites compañías como InmateAid, que te cobran una gran cantidad de dinero por un número local, cuando realmente puedes conseguirlo gratis en Internet.  

Otra buena forma de reducir el costo de tus llamadas, probablemente la más sencilla de todas, es pasar menos tiempo en el teléfono. Podrías elaborar una lista de puntos a discutir con tu recluso mientras esperas que llame, de esta forma podrás reducir cualquier pérdida de tiempo durante tus conversaciones.

Sigue leyendo: Cómo ahorrar dinero en llamadas a la cárcel

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!