Visitas conyugales en cárceles de Estados Unidos

Para ayudar a los reclusos a mantener sus lazos familiares, aumentando así las posibilidades de una reincorporación exitosa en la sociedad después de cumplir su condena, algunos sistemas penitenciarios permiten a ciertos reclusos recibir visitas privadas de sus familiares. A continuación te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre las visitas conyugales en cárceles de Estados Unidos.

Según algunos estudios que se han realizado, los reclusos que mantienen vínculos estrechos con sus cónyuges, parejas y familiares tienen menos probabilidades de cometer delitos después de ser liberados. A pesar de estas pruebas, la tendencia es a eliminar las visitas conyugales. Actualmente, muy pocos estados las siguen permitiendo.

Visitas conyugales en cárceles de Estados Unidos

¿Qué son las visitas conyugales?

Con este tipo de visitas se le permite al encarcelado pasar un tiempo con su cónyuge o pareja de hecho en privado. Desde hace muchos años y hasta la actualidad, ciertos estados han instituido programas para permitir a ciertos prisioneros tener “extended family visits” (visitas de la familia extendidas). Este tipo de visitas puede ser una oportunidad para que el recluso pase tiempo con sus parientes e hijos, pero también se utiliza como un eufemismo para las visitas conyugales.

Una visita conyugal es el tiempo privado que un preso puede pasar con su cónyuge o con una pareja de hecho registrada (esto en el caso del estado de California). La idea de estas visitas es permitir a los reclusos tener contacto íntimo, es decir, sexo con sus cónyuges. Según el programa de visitas de la familia ampliada del estado, una visita conyugal o de la familia ampliada puede durar desde tan sólo una hora (en Mississippi) hasta 48 horas (en Washington).

Los estados que permiten las visitas conyugales reconocen el beneficio para el prisionero y para la sociedad en la que el prisionero es liberado después de cumplir su sentencia. Un preso que haya mantenido relaciones estrechas con su familia y su cónyuge o pareja tendrá una comunidad más fuerte a la que regresar cuando sea puesto en libertad, lo que hará que la probabilidad de un retorno exitoso a la sociedad sea mayor y la posibilidad de que vuelva a delinquir es mucho menor. Los estudios también muestran que los reclusos a los que se les permiten las visitas conyugales y familiares son menos propensos a la violencia y otras faltas de conducta durante su encarcelamiento.

Sigue leyendo: Cómo visitar a un preso en Estados Unidos

Seis estados permiten las visitas conyugales

En 1993, eran 17 los estados que tenían programas de visitas conyugales. Ese número ha disminuido de forma constante en los últimos años, hasta llegar a 6 estados. Actualmente, sólo California, Connecticut, Mississippi, Nuevo México, Nueva York y Washington permiten las visitas conyugales.

Algunos estados permiten que otros miembros de la familia, como hijos y nietos, los visiten por períodos prolongados. Washington y California incluso proporcionan remolques o casas móviles en los terrenos de la prisión para las visitas conyugales y las visitas de la familia ampliada con otros miembros de la familia.

Solo un estado permite visitas de cónyuges del mismo sexo

De los seis estados que permiten las visitas conyugales, sólo California ha extendido el privilegio a las parejas domésticas registradas del mismo sexo. En 2007, California siguió el ejemplo de otros países y anunció que el estado permitiría las visitas conyugales de parejas del mismo sexo. México, Brasil, Canadá y Bélgica figuran entre los países que permiten las visitas conyugales de parejas del mismo sexo a los reclusos.

Connecticut permite que las parejas del mismo sexo en uniones civiles tengan visitas familiares, pero sólo si la pareja tiene un hijo sobre el que cada uno tiene derechos paternales legales. En este caso el niño debe asistir a la visita.

Sigue leyendo: Aplicaciones para visitar a presos en Estados Unidos

Pareja heterosexual no casada a la que se le niegan las visitas familiares

Un preso de San Quintín presentó una demanda para obligar a la prisión a que le permitiera tener una visita de su familia extensa con la mujer y el niño con los que vivía antes de su encarcelamiento. El Tribunal Supremo de California confirmó la denegación de su solicitud porque la pareja no estaba casada y el preso no era el padre del niño. De hecho, el prisionero y la mujer estaban casados con otras personas. Si bien California ha mostrado cierta flexibilidad en la definición de miembro de la “familia” a efectos de las visitas conyugales y de otro tipo, en este caso no fue tan flexible.

Las visitas conyugales son un privilegio, no un derecho

Las visitas conyugales se consideran un privilegio para los prisioneros que han mostrado buen comportamiento durante su período de encarcelamiento. La Corte Suprema de los Estados Unidos y varios tribunales federales han sostenido que los prisioneros no tienen un derecho constitucional a las visitas conyugales.

Visita conyugal, un desafío basado en la privacidad y otros derechos constitucionales

Los reclusos y sus cónyuges han presentado demandas en varios tribunales federales y estatales, argumentando que la denegación de las visitas conyugales constituye una violación de:

  • la prohibición constitucional de los castigos crueles e inusuales
  • derechos de los prisioneros y de los cónyuges a la intimidad conyugal
  • el derecho a procrear
  • el derecho de la Primera Enmienda a la libertad religiosa.

Los tribunales en estos casos han rechazado todos estos argumentos, no encontrando ningún derecho constitucional a una visita conyugal.

Después de la adopción en California de un programa de visitas conyugales para parejas del mismo sexo y la decisión de la Corte Suprema de los EE.UU. de derogar los estatutos que prohíben la sodomía entre adultos con consentimiento, es probable que los presos y/o parejas presenten impugnaciones a los programas conyugales de sólo cónyuges heterosexuales. Estas impugnaciones pueden basarse en el derecho constitucional a la igualdad de protección de la ley.

Un privilegio de visita con muchas regulaciones

La mayoría de los estados que permiten las visitas conyugales:

  • requieren que el prisionero que las solicita tenga un historial limpio de buena conducta y sin violencia.
  • prohíben las visitas a los presos encarcelados por maltrato de niños o violencia doméstica
  • restringen las visitas a los presos en las cárceles de baja o mediana seguridad; no se conceden visitas conyugales a los presos en instalaciones de alta seguridad o en el corredor de la muerte.

Algunos estados niegan las visitas conyugales a los reclusos que tienen, o corren el riesgo de tener, el VIH u otras enfermedades de transmisión sexual.

Requisitos para hacer visitas conyugales en cárceles de Estados Unidos

Además de las normas que debe cumplir el preso que solicita visitas conyugales en California, el cónyuge o el compañero doméstico que lo visita también debe cumplir ciertos requisitos. 

Los miembros de la familia deben someterse a una verificación de antecedentes antes de que se les permita una visita. Los visitantes también pueden ser rechazados si no llevan la ropa apropiada. Los Estados que permiten que los niños visiten a los presos, limitan las zonas del establecimiento en las que pueden entrar los niños.

Además, todos los visitantes de la prisión, ya sea que lleguen para una visita conyugal o de otro tipo, deben someterse a un registro físico en busca de armas y otro tipo de contrabando. Los visitantes pueden introducir en la prisión muy pocos artículos regulados. No se permiten drogas o alcohol, ni teléfonos celulares u otros dispositivos electrónicos. Puede haber otras restricciones, incluyendo reglas sobre alimentos o regalos que pueden ser permitidos o prohibidos.

La mayoría de los programas estatales de visitas conyugales requieren que el prisionero se someta a una prueba de drogas después de la visita.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:



Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!