Comida en la cárcel: ¿Qué comen los presos en Estados Unidos?

La comida de la cárcel no tiene la mejor de las reputaciones. Incluso para aquellos que no han estado en la prisión, las muchas demandas colectivas presentadas en todo el país en contra de la comida servida en prisiones ya dan una imágen muy vívida.

La tragedia de la comida de la cárcel en los EE.UU. viene de una variedad de factores. Los grandes recortes presupuestarios obligan a las prisiones a reducir las porciones de comida. Como resultado, la mayoría de los prisioneros casi siempre están subalimentados.

La contratación privada reduce aún más este exiguo presupuesto. La mayoría de las prisiones tienen que depender del trabajo de los reclusos para hacer las cosas en la cocina. Sólo se puede adivinar cuántos de ellos saben algo de cocina o incluso lo que están haciendo.

A pesar de esta desafortunada reputación, algunas cárceles todavía sirven menús decentes. Pero son la excepción más que la regla. Para que se hagan una idea de lo que la mayoría de los prisioneros tienen que vivir tras las rejas, aquí hay ejemplos típicos del menú en la cárcel.

Prisiones federales

La Oficina Federal de Prisiones (BOP) se ocupa de la manutención de los reclusos en las prisiones federales. Un manual de servicio de alimentos publicado por la agencia en 2011 resume las regulaciones sobre la seguridad y la gestión de los alimentos. También incluye programas para la dieta religiosa y los requerimientos de alimentos especializados.

Un menú del 2012 nos da un vistazo de lo que los prisioneros tuvieron durante cinco semanas. El desayuno incluye regularmente una porción de frutas frescas como manzana, naranja o banana. Otros alimentos básicos son avena, sémola, cereal de salvado, rebanadas de pan, leche desnatada, gelatina y margarina.

Para el almuerzo, los reclusos suelen comer frijoles y salchichas, sardinas, pastel de carne, mortadela, pollo o atún. A menudo se acompañan de patatas fritas o puré de patatas, jugo de verduras, rebanadas de pan, frutas frescas, aderezo para ensaladas y una bebida kosher.

En el menú de la cena, puedes encontrar más platos salados. El filete de pescado, el pollo cacciatore, el filete Salisbury y el filete de pavo son los pilares. También incluye arroz blanco, puré de patatas, judías verdes, verduras mixtas, rebanadas de pan, margarina, frutas frescas y una bebida kosher.

Los fines de semana, los reclusos pueden desayunar una taza de café además de la comida habitual. También tienen tortilla española, atún, espaguetis con albóndigas y guisantes dulces para el almuerzo y la cena.

En 2016, la BOP anunció que empezará a servir alimentos vegetarianos para satisfacer las necesidades de los reclusos vegetarianos.

Sobre el papel, todo esto suena muy bien. Los reclusos federales parecen tenerlo mejor que la mayoría de las personas sin hogar. Pero, como se mencionó anteriormente, la mayoría de las cocinas de las prisiones dependen del trabajo de los reclusos que en su mayoría no tienen experiencia en la preparación de alimentos.

Ese puré de papas podría fácilmente terminar como un bulto de gelatina. Tampoco se sabe cuántos terminarán comiendo mortadela quemada o un pollo a medio cocer. Más que sólo frenar su apetito, esto también podría plantear serios problemas de salud.

Comida en la cárcel: ¿Qué comen los presos en Estados Unidos?
Comida de la cárcel

Prisiones estatales y de condado

Como la mayoría de las reglas de la prisión, la elección de alimentos en las prisiones estatales y del condado varían. Pero las comidas habituales de las prisiones estatales incluyen 500 a 800 gramos de carne o sus derivados, verduras, almidón y ensalada con aderezo.

El Proyecto Marshall compiló una lista de comidas típicas de las prisiones estatales y del condado de todo el país. Encontraron que la mayoría de los reclusos son alimentados con 1.700 a 2.800 calorías por día. Las comidas cuestan un promedio de 0,56 a 1,77 dólares cada una.

En el condado de Morgan, Alabama, los presos sólo reciben una rebanada de pan, una porción de sémola de maíz o avena sin azúcar y medio huevo o menos para el desayuno. Como si esto no fuera suficiente, también sólo reciben una rebanada de pan, una porción de frijoles o vegetales mixtos y dos perros calientes para la cena.

Algunas prisiones, en su búsqueda por ahorrar en gastos de comida, recurrieron a servir sólo dos comidas al día. Los reclusos sólo reciben el desayuno y la cena con un intervalo de 10 a 14 horas. Para aliviar el hambre, lamían los paquetes de jarabe y bebían mucha agua.

Comidas en días festivos

El Día de Acción de Gracias y otras cenas festivas son a menudo las ocasiones más esperadas por la gente de afuera. Lo mismo ocurre en las prisiones también. Los presos pueden disfrutar de una “comida especial” en ciertas ocasiones especiales como el Día de Acción de Gracias, el Memorial Day, Navidad, Año Nuevo y el 4 de julio, entre otras. Los prisioneros judíos también tienen una comida especial en Jánuca.

Las instalaciones federales a menudo asignan hasta siete comidas festivas por año. Un suntuoso festín de pollo a la barbacoa, hamburguesas, pavo asado y otros tipos de comida que los reclusos sólo tienen en ocasiones especiales. Incluso pueden comer pasteles de chocolate, pastel de queso con especias de calabaza y soda.

Sin embargo, no todos los reclusos disfrutan de las comidas de las de los días festivos. En el condado de Maricopa, Arizona, la comida de Acción de Gracias para los presos parece más un castigo que una celebración. Consiste en una taza de zanahorias glaseadas, una pequeña porción de pavo con soja, un panecillo, una taza de puré de papas, algunas frutas frescas y un brownie del tamaño de un bocado.

Comida Kosher

Entre los muchos impactos positivos de varias demandas colectivas está la adición de alimentos kosher en el menú de la prisión. Al menos en las prisiones federales.

Nueva York, Florida y California son algunos de los estados que permiten a los prisioneros judíos comer comidas kosher. Se sirven con paquetes de comida kosher pre-fabricados y sellados. Debido a las restricciones financieras, los intentos de emular esto en otros estados han sido hasta ahora inútiles.

Nutraloaf

Si hay un alimento que puede atormentar a un prisionero, es el “nutraloaf”. Es un gran ladrillo de vegetales, carne, frijoles, granos, pan rallado y cualquier ingrediente que el personal de la cocina pueda prescindir. Es soso, duro y tiene un sabor absolutamente horrible, lo que le valió el nombre de “grue”.

Este “pan de prisión” o “prison loaf” se da como castigo por mal comportamiento de los reclusos. Los administradores de la prisión han argumentado consistentemente que contiene suficiente nutrición para durar un día completo. También afirman que ayuda a promover un mejor comportamiento. Pero eso es probablemente porque los reclusos tienen miedo de tener que comer más de esas cosas.

La terrible comida de la prisión es sólo la punta del iceberg para la mayoría de los presos. También tienen que lidiar con la falta de alternativas baratas para hacer llamadas desde la cárcel. O la violencia e injusticias que hacen que las tasas de mortalidad de los reclusos sean aún más altas.

 

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!